Mi nombre es José Ángel Rodríguez Torres y soy el propietario de este Ford Mustang Mach One 1973 que después de muchos años, es un sueño hecho realidad. Yo solía asistir a las exhibiciones de autos Mustang a las cuales me invitaba mis amigos y otros eventos de autos, y si encontraba un Match One siempre me detenía a admirar sus líneas, sus detalles y la creatividad con la que fueron diseñados, así fue como creció mi ilusión de algún día terne uno.

Ford Mustang Mach One 1973


La búsqueda de un Ford Mustang Mach One 1973

Empecé a buscar este auto clásico, pero la mayoría no estaban dentro de mis posibilidades económicas, no contaba con los recursos suficientes. Cada vez que me informaban de la venta de uno acudía rápidamente para verlo; algunos de ellos estaban en la ciudad donde radico, San Luis Potosí, otros en municipios de este estado y otros en ciudades más lejanas como Guadalajara, León, Aguascalientes, etcétera.

Hasta que en una ocasión, en octubre del 2009, me comentaron que en la colonia Fresnos, aquí en San Luis Potosí, había un Ford Mustang Mach One 1973 y acudí a verlo en compañía de mi hijo Ángel Jr., llegamos a la dirección donde se encontraba el auto, era un Mustang 73 color amarillo, tocamos y al señor que nos atendió le pregunte si lo vendía y él no muy cordial me contesto: “¿Dónde le ve el signo de pesos?” “¡No me interesa venderlo!” Así que nos retiramos tristes.

Pero seguimos insistiendo. Como al mes regresamos a esa casa y nuevamente nos rechazaron, pero esta vez nos dio la esperanza de que: “lo pensaría”. A los quince días regresamos y nos dijo: “Bueno soy hombre de una sola palabra, quiero 45 mil pesos, ¿los tiene?”. Yo le comente que sí me interesaba. Al día siguiente le lleve el dinero y cuando el señor tomó el dinero nos comenta: “Hay un pequeño detalle, no tiene motor”. Mi reacción fue: “¡no le haga!”. Pero tal era mi ilusión que lo aceptamos en esas condiciones, lo llevamos a una bodega y emocionado mi hijo Ángel Jr. empezó en ese momento a quitarle la pintura y la pasta que tenía en los costados con cardas y removedor.

Continua la transformación de este Stang

En el 2010 se llevó al taller de hojalatería Galaviz Racing para empezar a trabajarlo. Cuando llegó el carro el Sr. Galaviz mandó a sus trabajadores en ese momento a desarmarlo, me fijo un periodo de tres meses para poder restaurarlo, por lo que mi emoción creció al saber que el carro iba a estar listo en poco tiempo. Así que nos dimos a la tarea a buscar un motor Ford Windsor 351, lo encontramos, lo compramos y lo reparamos por completo con un carburador Edelbrock y un sistema de encendido electrónico.

Al regresar al taller de hojalatería Galaviz, decidí comprar las partes más dañadas del Ford Mustang Mach One 1973 como piso de cajuela, tanque de gasolina, cajuela, toda la parte trasera, así como algunas otras piezas que tuve que pedir directamente en Estados Unidos, a la empresa Johns Mustang Refacciones. Un hermano que radica en Estados Unidos fue el encargado de recoger las piezas y mandármelas a San Luis Potosí, México.

Así se pasó el tiempo y no fueron tres meses, ¡si no 4 años de restauración! Por lo que los accesorios comprados se resguardaron mientras se trabajaba hasta la profundidad del Ford Mustang Mach One 1973. El Sr. Porfirio, especialista en planchar y hojalatear autos, se hizo cargo de mi auto de una forma minuciosa y dedicada hasta terminarlo. Ya hojalateado en su totalidad, lo retiré del taller para llevarlo a una bodega y con Alfonso Preciado, un especialista en pintura, llegue a un acuerdo para que él y su equipo procedieran hasta terminarlo.

Cuando ya estaba hojalateado, planchado y pintado, se pasó al armado del Mustang, pero me encontré con la desagradable sorpresa de que se habían extraviado varias de las piezas del carro, así que decidí parar el proyecto para volver a juntar dinero suficiente y adquirirlas nuevamente.

Mientras juntaba el dinero nos dedicamos a trabajar toda la suspensión, frenos, discos… todo se compró nuevo. Cuando tuve el dinero necesario mande a comprar a Estados Unidos una parte de las piezas que me faltaban: tablero, retrovisor, espejos, palancas, caja, parrilla y cuartos, entre otras cosas más. En total tiene más de un 75% de accesorios comprados en Estados Unidos.

Por su parte, los rines son American Racing y eso los mandé pedir a Guadalajara. Posteriormente lo llevaron con un especialista en instalaciones de Car Audio y Seguridad, Oswaldo Vargas de Car Play; aquí terminaron de restaurar los interiores y le instalaron un equipo de sonido.

La tapicería para el Mustang

El trabajo de tapicería estuvo a cargo de un profesional con más de 30 años de experiencia en el ramo. Los últimos detalles de armado y probado en todos sus componentes mecánicos estuvo a cargo del Sr. Sergio Zavala. Este Ford Mustang Mach One 1973 se destapó en un evento del Mustang Club San Luis, en la agencia Ford Lomas de la ciudad de San Luis Potosí el día 17 de junio de este año.

Agradecimientos especiales

Mi Familia: Juana María, Ángel Jr., Octavio).

Sr. Adán: Pintor.

Sr. Sergio Zavala: Armador.

Sr. José Trinidad: Mecánico.

Sr. Oswaldo Vargas: Restaurador.

Sr. Francisco Estrada Vera: Detallista y Restaurador.

Te invitamos a ver el video de este Ford Mustang Mach One 1973:

También te puede interesar: LA PRECIOSA, IMPRESIONANTE PICKUP CHEVROLET 67 DESDE MORELIA

Galería fotográfica del Ford Mustang Mach One 1973: